Posteado por: victordetord | 23 marzo, 2010

Grass

Llevo días ganándome un dinero extra haciendo de jardinero.

He arrancado hierbajos por miles, podado interminables setos con una especie de sierra mecánica, barrido con tres tipos diferentes de escoba, volatilizado hojarasca con una pistola de aire comprimido, subido y bajado decenas de peldaños inestables o recortado esquinas con un invento a gasoil. Y me he rascado las piernas, agujereado un dedo, ensuciado hasta las cejas, teñido los calcetines, pinchado, auto-apedreado o llenado los bolsillos de hojas tan variadas como para hacerme un té al llegar a casa. También he combatido insectos tamaño helicóptero, meado a escondidas en una maceta y disimulado con maestría algún que otro estropicio.

Sin embargo, hoy ha sido un día memorable porque me he divertido de verdad. No es que me aburriese antes pero disfrutaba más con el esfuerzo por una paga miserable mientras me ponía relativamente en forma que con el trabajo en sí, pues a la vista está que no admite demasiada fantasía. Pero hoy, señores, he aprendido a llevar un cortacésped.

Pues menudo este que acaba de descubrir la penicilina, pensará alguno, pero ojo, que tiene su truco; aunque al cabo de varias probaturas y de llevarse algún que otro susto, admito, en efecto, que está chupado. Tiene varias marchas y puede ir bastante deprisa si se quiere aunque no conviene, el freno está para derrapar, amaga con calarse a menudo y, salvo piedra o madera gruesa que joderían las cuchillas, arrasa con todo lo que uno decida atropellar.

El caso es que el jardín era bastante ostentoso, como todo lo made in usa que de no medir el triple de lo normal parece menos, así que me he tirado toda la mañana al sol –salvo cuando he parado a desayunar pizza y perrito caliente a eso de las 11– sobre un cuatro por cuatro en miniatura, a dos por hora y con la camiseta en la cabeza a lo turbante hasta que me he quedado sin gasolina. Lo malo es que me he quemado porque aquí el Lorenzo aprieta, pero me da igual, me lo he pasado de puta madre. Es más, tengo que volver a pilotar esa vieja cafetera pronto porque me ha faltado segar una pequeña parte y el jardín ha quedado bastante raro.

Por cierto, ha habido un momento en el que me he visto muy mayor, subido a uno de esos trastos en calzoncillos y con un sombrero de paja, haciendo una curva alrededor de un pino, birra en mano, mientras le gritaba a una rubia veinticinco años más joven que yo si ya estaban las costillas hechas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: