Posteado por: victordetord | 4 febrero, 2010

El charco de vino

Hoy, mi novia y yo hemos ido al súper Trader Joe’s, a las afueras de Santa Barbara. Después de llenar la cesta con alimentos para subsistir un par de días, hemos estado decidiendo qué vino íbamos a probar y cual traeríamos para la fiesta que más tarde daba una de sus amigas, hasta que nos hemos quedado con un tinto californiano de precio medio para nosotros, escogido simplemente porque nos atraía la etiqueta, y un blanco de oferta para compartir con todos.

Estando en la cola, hemos dejado algunos paquetes en la cinta de la caja, porque aún no era nuestro turno, y algunos otros en el suelo. Cuando nos tocaba, al ir a recoger del suelo las pechugas de pollo y una lata de salsa de tomate, Mckenzie ha chutado con efecto pero sin querer una de las botellas de vino – la más barata, afortunadamente – y se ha montado un buen charco. Así que el cajero, un tipo muy agradable y servicial que en seguida ha dicho que no pasaba nada, ha llamado a su compañero por megafonía y éste ha aparecido con, atención, una escoba!

Yo no podía entenderlo, porque que yo sepa no se puede barrer un charco sin que quede todo hecho una verdadera mierda, mientras ayudaba al chaval de la escoba a recoger algún que otro trozo de cristal que no había conseguido detectar. Entonces, ha aparecido otra chica sosteniendo un producto con ambas manos, cuya tapa de palmo ha sabido desenroscar con asombrosa destreza y cuyo contenido ha esparcido inmediatamente y en grandes cantidades sobre el vino desparramado. Luego, el otro tipo ha ido a por un recogedor y ha barrido todo aquello dándose bastante prisa.

Mientras le veía barrer, no conseguía salir de mi asombro, hasta que me he dado cuenta que el cajero me miraba de reojo como quien observa a un guiri y le he preguntado si siempre hacían igual o es que no tenían fregonas a mano y esta era la solución de emergencia. Por lo visto, en vez de fregar las manchas, aquí le echan un producto, a caballo entre serrín, papel, talco, lejía y detergente, y luego lo barren! Debo admitir que, además, el resultado ha superado todas mis expectativas pues, al terminar, el suelo ha quedado bien sequito y bien limpito.

Anuncios

Responses

  1. Acojonante!! Otro invento a importar!!

  2. Eso mismo pensé yo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: