Posteado por: victordetord | 3 febrero, 2010

Cara de negro

Hace menos de media hora, me estaba tomando un café en un Starbucks de State St., la calle principal que atraviesa en vertical el downtown de Santa Bárbara, leyendo la prensa local (un periódico de apenas media docena de páginas que más bien parece un cómic) y mirando por la ventana como en América más que paraguas usan sombrillas a la que caen cuatro gotas.

Durante todo ese rato tenía al lado un tipo que se escondía bajo una gorrita desgastada y garabateada ideas en un callejero con varios bolígrafos de distintos colores y, cuando me levantaba para marcharme, me ha hablado. Tenía mi mismo aspecto pero unos veinte años mayor que yo y me ha hecho bastante gracia la coincidencia hasta que me ha preguntado, sonriendo extrañamente y clavándome la mirada, si sabía de quien era la canción que estaba sonando. Me ha incomodado, y eso que no soy fácil de impresionar, hasta el punto de que presentía que la conversación se tornaría delirante, como así ha sido.

Dando un paso atrás, le he contestado que no tenía ni idea, que sería una de Marvin Gaye o algo así. Entonces, se ha enfadado conmigo y ha empezado a decir, haciendo aspavientos en todas direcciones, que era suya, como tantas otras de los Rollings o de Led Zeppelin. Yo, por si acaso y aunque pareciese inofensivo, le seguía la corriente y, compadeciéndome en parte de su más que evidente enajenación, le he preguntado si las había escrito él, a lo que me ha contestado que no, que era su voz y que le habían quitado todo su dinero. Poniéndome la capucha, le he sonreído y, mientras me ataba el cuello de la chaqueta, le he dicho que lo sentía de verdad, que le deseaba mucha suerte y se ha despedido apretándome la mano con la siguiente frase: ‘Me lo quitaron todo y me dieron esta cara de negro, esta puta piel morena!’.

El tipo, evidentemente, era más blanco que Iniesta, si bien estaba bastante moreno, en efecto, de dormir a la intemperie, deduzco.

Afuera, diluviaba al estilo tropical y al meter un pie en un charco se me ha ocurrido que quizás hubiese estado más a gusto charlando con mi otro yo chiflado, invitándonos a los dos a otro café humeante, que sorteando violentos riachuelos en cada cruce.

Anuncios

Responses

  1. Ya se te echaba de menos, Monsieur Le Creative.

    El café y ese impagable encuentro en la tercera fase con tu alter-ego de 2030 han dado estupendo resultado narrativo.

    Veo que la sugerencia ha servido, no sólo de algo, sino de un mucho que todos disfrutaremos.

    Seguiré atento a lo que cuentes, y aún más a cómo lo cuentes. La cosa promete.

    Cuídateme y disfruta cuanto puedas, bien te lo mereces.
    ¡Un Abrazo Grande!

  2. Cerebro que te guste… perdón, celebrelo que me alabes, mejor dicho jaja

    Aún me queda mucho por aprender en esto de la narrativa bloggera, pues no soy de analizar demasiado las cosas sino más bien un mero observador de cuanto acontece cerca de mi bolígrafo 😉 Gran blog el tuyo, dicho sea de paso.

    Un fuerte abrazo.

    P.d: asimismo, se aceptarán todo tipo de críticas… constructivas, destructivas o por simple deporte jeje


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: